Caminos y visitas inesperadas

El silencio reina en la casa. Escucho el reloj del salón, tic-tac, tic-tac. Es Viernes Santo. Ezequiel se fue a trabajar hace unas horas. Jean Luca duerme una siesta, yo me he duchado y espero a que despierte en cualquier momento. Mientras, escribo estas líneas sin un objetivo claro, pero ganas de compartir. Esta semanaRead more