Tu parto es tuyo

¡Hola! ¿Cómo estáis? Espero de todo corazón que mucho mejor que yo, jaja! Con anginas y después de haber pasado creo que la peor noche en la historia de nuestra familia, no recuerdo haber dormido ni una hora seguida… Los niños están resfriados, y a eso se suma que Romeo está sufriendo los cuatro dientes de arriba que le están saliendo a la vez… Anoche no lo podía creer. Cuando se calmaba uno, lloraba el otro, y así, toda la noche. Ahora me está empezando a pegar el bajón, espero que lo que escriba a continuación tenga algo de sentido.

Hoy escribo para decir algo sencillo y a la vez poderoso: mujer, tu parto es tuyo. No es del médico, no es de la partera, no es de nadie más que tuyo. Y eso quiere decir que tú tienes todo el derecho y la autoridad para decidir cómo quieres que sea. Esto le parecerá muy obvio a algunas, pero creo que para otras, como a mí, es necesario recordarlo, asumirlo y grabarlo a fuego en nuestro ser.

¿Para qué? Para evitar remordimientos. Yo he tenido dos partos y han sido experiencias súper diferentes, pero ambas han tenido elementos negativos en común que ojalá hubiera evitado. A todas luces:

1. Ahí el que mandaba era el médico o la partera, no yo.

2. Mi dolor era molesto para los que “estaban trabajando”.

Y como no creo que esto sea una experiencia única mía, sino la de muchas, me gustaría que si algún día tengo otro parto, sea mío, y yo pueda decidir y estar informada de lo que están haciendo con mi cuerpo en cada momento.

Que si expreso mi dolor en forma de grito, no me digan “no grites”. Si pido anestesia, me la pongan, o al menos me expliquen en profundidad por qué no se puede poner en ese momento, y me la pongan en cuanto sea posible. Si digo que algo me duele mucho, paren de hacer lo que están haciendo y me den un minuto para respirar, ¡qué menos!

Y si quiero abrazar a mi bebé después de haber salido de mí, no se lo lleven al minuto y medio. Si todo está bien, que nos dejen, que necesito verlo y abrazarlo hasta detener el tiempo… y no quedarme llorando sola en un pasillo de hospital, con mi marido en un cuarto donde no sabe cómo estoy, y mi bebé en manos de personas que no conozco.

Para ese fin en Argentina hay una ley: la Ley de Parto Respetado. Ya está escrita, sólo hay que pedir que se ciñan a ella. E imagino que en otros países también hay normas y leyes que protegen este momento sagrado.

Aunque sea desnuda, patas para arriba y temblando de dolor, si tienes que decir, “¡PARA!” Hazlo. Baja las piernas y mira a los ojos a quien está ahí interviniendo – antes que parturienta eres mujer, eres persona. Si yo pudiera volver atrás, lo haría, le diría: “por favor, no hagan nada sin informarme previamente de lo que están haciendo, por mínimo que sea. Gracias.”

Aunque sea antes de entrar al hospital, si te mandan para casa, tú les puedes decir “no me voy, porque no quiero tener a este bebé en el coche”. Y te quedas. Por tus ovarios y tu barriga enorme que has cargado con esfuerzo 9 meses. Te plantas y decides lo que es mejor para ti y tu bebé. 

Porque el sistema de salud debe estar ahí para ayudarte a traer un bebé al mundo… un mundo al bebé… una aventura sin mapa que seguir más que el instinto humano, el amor sobrenatural, y muchas lágrimas. 

Así que creo, sin duda, que nos merecemos un buen comienzo. 

—————————————————————————————

Os quiero, a vosotras que me acompañáis en este territorio tan basto y desconocido que es la maternidad, que me levantáis la cara cuando el cansancio se ha llevado todo, y me compartís vuestras luchas para luchar juntas. Sigue el camino, no me soltéis la mano que me caigo.

Un abrazo –

6 thoughts on “Tu parto es tuyo

  1. Gracias Eli, ojalá tenga la fuerza y la valentía de hacer mío el parto dentro de 5 meses…

  2. Comparto este post aunque no sea madre. Sólo por ser mujer. Este mundo va a tener que cambiar de rumbo y ¡por fin! con nuestra huella. Ser mujer es un sin fin de experiencias hermosas y duras. Maravillosas. Cómo esta profunda reflexión que brota del agotamiento.

  3. Hola guapa. Cuanta verdad! Ahora que enfrento mi tercer (!) parto miro atrás y he tenido dos partos completamente diferentes… Por varios factores. Pero uno importante es que han sido en dos países diferentes con mentalidad en respecto al parto completamente diferente. En España me sentí “powerless” a la hora de decidir nada… Gracias a Dios el parto en sí fue bastante fácil. En cambio el segundo fue físicamente bastante mas “challenging” y grité pa que me tendrían que oír desde Francia a Suecia y en Portugal también ? cosa que la matrona animo… Porqué en Alemania no eres un número y una carga si no cliente que podría querer volver cómo si no a este hospital… Y las matronas en general están apoyando a la mujer de hacer su trabajo como y cuando tenga que hacerlo. Médico vi al final para coserme… (no more explinations?) pero a mi marido en cambio lo vi todo el tiempo. Hasta ayudó a sacar a la peque y con la primera casi le echan de la habitación en el momento de… Dos mundos! Pero con lo que tienes razón… El parto ES Y DEBERÍA SER tuyo! Fuimos creadas para que funcione y muchas veces las dudas o actitudes externas se interponen en algo que intuitivamente FUNCIONA! con eso no digo que no se debe ir al hospital (aunque me lo plantee después de la primera) estoy muy agradecida por médicos preparados, matronas con vocación y hospitales donde sé que en caso de una urgencia estaré bien cuidada y el bebé también.

Comments are closed.