Mujeres con talento

Este es el mes de la mujer, o eso he escuchado, ya que en él se celebra el día de la mujer. Lo de “trabajadora” sobra, en mi opinión, porque todas trabajamos sea donde sea que nacimos y crecimos y como vivamos. ¿Naciste mujer? Ah, entonces toma esta pegatina de “responsable de los cuidados del hogar y los hijos”. Nadie te pregunta si quieres hijos. Nadie se cuestiona de quién es tarea el hogar, aunque seas ingeniera aeronáutica… y menos que menos si trabajas desde/en casa.

Os tengo que confesar que esta semana mi autoestima alcanzó mínimos y llegué a sentir que yo era igual a esta terrible combinación <Elisabet = escoba + esponja + olla + toallitas húmedas>. Qué maravilla ser ama de casa. Qué maravilla ser mamá full time de un niño de un año. Qué maravilla saber que al mundo ahí afuera no le interesa un pomo (como dicen aquí) nada de lo que te pasa… porque eres mujer y estás haciendo lo que debes hacer, por favor no te quejes, “tu tarea es muy importante”. Vale, pero hoy no quiero cocinar, no quiero fregar, no quiero barrer y no quiero cambiar pañales. Quiero ducharme largamente, leer un libro mientras tomo un té, y meditar sobre el estado del mundo mientras observo mi jardín escuchando música. (Ya oigo las risas, la friki esta contemplativa…)

¿No os pasa que a veces necesitas decir “esto no me llena, por favor me quiero bajar un rato de esta vida”? Y yo sé que soy una privilegiada que no hace malabarismos con un trabajo de 8 horas a jornada partida y llega a casa para encontrarse con el mismo percal hogareño por hacer. Cabeza como un bombo por el jefe y las tareas pendientes de la oficina + cabeza como un bombo por la cena, la comida del día siguiente y las mil y una cositas que atendemos todas.

Así que en vez de protestar y quejarme, prefiero escribir una oda, una canción de ánimo y orgullo por cada mujer que éste y todos los meses se dejan piel, corazón y cerebro en cada una de sus áreas de trabajo y vida; que luchan con dedicación por levantarse y levantar a los de su alrededor para hacer de este mundo un lugar mejor, y que no se dan por vencidas cuando no hay descanso, no hay dinero para darse un respiro, y no dejan de soñar que un día puede que todo sea como ellas planearon – simplemente un poquito más fácil.

Esas mujeres que, como en la película Hidden Figures (Figuras ocultas / Talentos ocultos), le plantan cara a lo que sea, con una gracia y valor inagotables. Si no has visto la película, la recomiendo mucho, me encantó. Y me sorprendió que esa historia no se haya contado antes, con tantas películas tan blé que se hacen cada año, ¿¡dónde estaban estas mujeres!? Supongo que en el cajón de “a quién le importa”…

¡Y eso no puede ser! Nuestras historias merecen ser contadas, las historias de mujeres que superan obstáculos, ya sean de raza, posición social, trabajo, y desafíos espaciales, u otros. Merecen y necesitan ser contadas, para que las niñas que vienen y las que estamos sepamos que hay un futuro que nos necesita capacitadas y preparadas para no rendirnos, no someternos a lo establecido, y disfrutar de cada uno de nuestros días en libertad. ¿Quién se suma? 😉

Os dejo con un poema, ¡por vosotras valientes! ¡Os quiero!

La bomba que se detona con una sola chispa.
Siento como suena el tic tac en mis entrañas.
Es la sensación de ser completamente vulnerable
y la certeza de que estoy quiera o no en esta batalla.

Mujeres del mundo, cómo os admiro,
que aún en lo más oscuro producís y cuidáis vidas.
Y el que crea que vivir adentro de estas curvas es fácil,
le invito a que pase la noche en el foso de los leones
e intente evitar como nosotras la locura.

Pues qué es sino este intento sentido.
¿Cómo hacemos para sondear este mar embravecido?
Abro los ojos y respiro… Abro los ojos y suspiro…
Queda un aliento en este cuerpo abatido,
camino hacia adelante recordando lo que soy,
seré y he sido.

Mujer.

(c) Elisabet Sánchez Blake, abril 2015

Un abrazo –

2 thoughts on “Mujeres con talento

  1. Qué bonito!!! Me ha encantado el poema 🙂

Comments are closed.